Dejando el aislamiento… regresando a las rutinas.

Salud y Bienestar 23 de agosto de 2020 Por Graciela Taffarelli
Retornar a los espacios laborales, fuera del hogar, puede llegar a ocasionar en muchas personas angustias, temores o estrés. Será parte de un proceso personal, poder asimiliar los nuevos cambios.
business-people-wearing-face-masks-and-talking-4427926-750x375

Mucho tiempo ha pasado desde el día en que nos hemos recluido en el aislamiento social sanitario para cuidar nuestro organismo. Sin embargo, esta distancia de la vida que teníamos, actúo sin prisa, pero sin pausa sobre la emocionalidad de cada una de las personas, afectándolas de múltiples y diferentes formas e influyendo sobre su animosidad y sus acciones diarias.

Un número significativo de gente, día a día intenta retomar sus viejas actividades y rutinas o decide emprenderse en otras nuevas, intentando solventar la economía de sus hogares y/o de sus emprendimientos.

Esta situación a muchos le significa un alivio, porque siente que por fin va a dejar de caer en la incertidumbre que lo amenazaba, pero, otros tantos, temen, se preocupan y hasta se angustian, con el solo hecho de tener que abandonar el espacio, los tiempos y los hábitos de su casa que tanto lo resguardaron durante estos tiempos.

En algunos casos, salir les da miedo, los paraliza y angustia. Quizás muchos hayan vivido en tiempos cercanos, la enfermedad de alguien allegado, o incluso la perdida. Este tipo de experiencia tan lamentable, deja sus marcas en medio de todo este acontecer que aún no ha terminado. Deja duelos sin procesar, angustias sin compensar y muchísimos aspectos en lo que al bienestar emocional se refiere, sin poder resolver.

Las personas que han podido respetar el quedarse adentro, al “resguardo”, y que de pronto tienen que regresar al “afuera”, con cierta frecuencia y regularidad, puede que una gran cantidad de estímulos visuales, auditivos, corporales, los ponga en alerta o estrese, ya que, durante el largo tiempo de aislamiento, toda esa percepción funcionaba de manera diferente dentro de sus hogares.

Aliviarse planeando las próximas rutinas.

Considerando aquellos hábitos que siguen siendo útiles al momento del resguardo, respetarlos y hacerlos respetar, asumiendo que se es capaz de poner palabras para manifestar lo que se necesita, puede brindar a la persona seguridad para compartir espacios y tiempos con otros.

Poder poner la mirada en el reencuentro, recupero, o la incorporación a un espacio laboral, donde quizás haya vínculos que los estén esperando o nuevos vínculos por descubrir, puede resultar una gran motivación para “volver a salir”. Una vez más, los climas laborales favorables, serán en muchos casos un punto de verdadero sostén para poder continuar y avanzar en este trayecto.

Durante el confinamiento, muchas personas continuaron su actividad laborar en sus hogares, puede que hayan tenido dificultades para encontrar dinámicas y horarios dentro de la casa, quizás intentando tener un espacio propio o cierta intimidad para poder desarrollar la tarea, provocándoles este tipo de inconvenientes, enojos, o incomodidades, etc. Hoy parecería que la posibilidad de recobrar esos aspectos que le brindan cierta libertad y autonomía, se encuentra más cercana, por lo tanto puede sumar significativamente,  para fomentar pensamientos positivos para este nuevo momento.

Pensar en que la rutina diaria tendrá momentos mas diferenciados, donde por ejemplo: en el espacio laboral se enmarcará la tarea y la misma finalizará cuando la persona se retira de ese espacio y por otro lado,  los tiempos para compartir en familia ya no estarán tan interrumpidos o desdibujados por cuestiones laborales,  puede resultar un buen estímulo para retomar las labores.

Para salir, será beneficioso tener presente que volver al “afuera” no será igual que antes, ya que por un lado cada uno llevará consigo todo lo que ha vivido, padecido, sentido e incorporado durante el tiempo transcurrido, tampoco los otros serán los mismos, ya que llevarán lo propio. Sin embargo, todos tenemos la gran oportunidad de intentar ser y estar mejor.

yo

Graciela Taffarelli.
Consultora Psicológica.

Graciela Taffarelli

Nacida el 14 de abril de 1960 en C.A.B.A.
Consultora Psicológica. Especialista en desarrollo personal.
Fundadora del Movimiento Contagiar Salud.
Docente.
Comunicadora en medios.

Te puede interesar