Pareja: ¿Porque repetimos modelos vinculares que no nos permiten crecer?

Salud y Bienestar 29 de agosto de 2020 Por Graciela Taffarelli
Tendemos a establecer vínculos con formatos que nos resultan conocidos, los patrones que nos guían en la búsqueda, se constituyen en la niñez.
hipwee-armiqet2-1

Hay personas que, en relación al hecho de formar una pareja, cambian de persona, intentando darse nuevas oportunidades en la vida amorosa, pero se dan cuenta de que solo es cuestión de tiempo para verse en circunstancias que las entristecen o disgustan, increíblemente similares a las vividas con parejas anteriores.

Cambian de acompañante, pero no el tipo de vínculo. En esos momentos cuando la frustración aumenta, y el conflicto es similar a los vividos anteriormente, las personas suelen preguntarse a sí mismas, porque se cruzan siempre con el mismo tipo de gente, “porque les pasa siempre los mismo”, otras pueden comenzar a creer que tienen mala suerte, o como suele decirse…”algo hay que aprender de esto”, como si se tratase de un especie de castigo por no comprender, que los lleva a estar con gente con determinadas características en su personalidad o en su forma de actuar que no les resulta gratificante.

Los modelos vinculares comienzan a construirse en la infancia.

Los seres humanos aprendemos a relacionarnos con los demás en los espacios de afectos cercanos, como la familia, un poco mas adelante cuando se inicia la escolarización, etc. Esas “formas de vinculares”, de edades tempranas, suelen resultar como patrones, que, sumados a la propia personalidad y las propias experiencias de vida, van dejando en cada ser “moldes”, con mayor o menor rigidez, con los que “salen a buscar” sus posibles nuevos vínculos, que en general, poco tienen de novedoso, mas allá que la persona que ingresa a la vida de alguien sea alguien nuevo.

Así una y otra vez hay quienes, giran en un circuito poco favorable, muchas veces, sin comprender el motivo por el cual no pueden elegir para sí, formas vinculares más saludables.

Este callejón tiene salida.

Si bien llamamos patrones a esas formas de relacionarse afectivamente con las personas cercanas, y esos modelos se conforman en edades tempranas, son construcciones que pueden tener movimiento y modificarse.

Entonces el posible cambio, no estaría instalado en la persona elegida, sino en la oportunidad de iniciar un camino de autoconocimiento para poder movilizar allí los propios patrones que conducen a establecer ese tipo de vínculo que no permiten avanzar saludablemente en el afecto.

Poder elegir otro tipo de construcción de pareja, implica necesariamente, el auto revisarse, el poder identificar en uno mismo, aspectos tales como, las propias necesidades, vulnerabilidades, carencias que serían aspectos que llevan a buscar personas que compensen eso que se siente desvalido.

Comprender que las inseguridades y miedos propios son como sombras que acompañan al intentar relacionarse con otros, identificarlos, es de alguna manera ponerles luz. Cuanto más la persona se conoce a sí misma y acepta sus aristas, más posibilidades de cambios tiene.

Darse el tiempo.

Cuando alguien decide revisarse, es probable que ciertas modificaciones comiencen a surgir, estas modificaciones, pueden a su vez generar cambios en el vínculo que se tiene con la pareja. Estas instancias pueden impactar de manera positiva en ese vínculo o de manera negativa a tal punto que se llegue a la ruptura.

Darse y dar los tiempos necesarios para acomodarse con las nuevas miradas que se van adquiriendo, puede significar un aspecto que sume significativamente en la relación, uno cambia y el otro cambia, sin embargo, puede suceder que, ante el cambio de alguno, el otro integrante de la pareja lo desconozca, ofrezca resistencia o le desagrade.

Cierto es que cuando comenzamos a elegirnos y nuestra prioridad es nuestro propio bienestar, aprendemos a establecer vínculos no dependientes, confiables, que tienen en claro que no es lo mismo necesitar, que amar y compartir.

yo
Graciela Taffarelli
Consultora Psicológica

Graciela Taffarelli

Nacida el 14 de abril de 1960 en C.A.B.A.
Consultora Psicológica. Especialista en desarrollo personal.
Fundadora del Movimiento Contagiar Salud.
Docente.
Comunicadora en medios.

Te puede interesar