"El estado de flow: la práctica que te hará un cerebro feliz"

Salud y Bienestar 30 de agosto de 2020 Por Ani
Seguramente ya lo han experimentado alguna vez sin darse cuenta. Ahora los animo a identificar –y ejercitar de forma consciente– una sensación de lo más placentera y positiva para sus mentes.
IMG-20200830-WA0009
Lic. Marcela Scherer

¿Alguna vez  experimentaron la sensación de que el tiempo se les ha pasado volando? ¿Han estado tan inmersos en una tarea o actividad que han perdido la noción del tiempo? ¿Te has concentrado tanto en lo que estabas haciendo que el resto de cosas dejaban de ser prioritarias? Si las respuestas son afirmativas, ya saben lo que es sentir el flow.

Uno de los psicólogos más influyentes en la psicología positiva, por sus investigaciones acerca de la felicidad, la creatividad, el bienestar subjetivo y la diversión, Mihály Csíkszentmihályi, desarrolló lo que llamó el "estado de flujo", donde afirma que las actividades que exigen nuestro esfuerzo y concentración son las que nos garantizan la felicidad.

Habla de "flujo" porque las personas que participaban en sus experimentos utilizaban la metáfora de una corriente que les llevaba hacia delante, que les impulsaba a seguir sin importar nada más.

El flujo o estado de flow es un estado subjetivo que las personas experimentan cuando están completamente involucradas en algo hasta el extremo de olvidarse del tiempo, la fatiga y de todo lo demás. 

Es decir, se trata de un estado emocional positivo donde mantenemos la máxima concentración en lo que estamos haciendo y el disfrute es tal que perdemos la noción del tiempo.

time-1528627_960_720
Podemos experimentar este estado emocional en cualquier actividad que nos produzca placer, disfrute y felicidad, pero para alcanzarlo debe darse un equilibrio entre el desafío de la tarea y la habilidad de quien la realiza. Si la tarea es demasiado fácil o demasiado difícil, el fluir no se dará.

¿En el cerebro que sucede, cuál es el proceso cerebral de la neurociencia de la felicidad en el flow?

Es el propio disfrute instantáneo, la fuente de felicidad, el que aporta la motivación y la energía. El que da lugar a la recompensa química en el cerebro.
La recompensa, produce más motivación de acercamiento, más ganas inconscientes de continuar. La motivación, impulsa la actividad  -conduce a más acción- de la que se deriva más disfrute y recompensa (en el presente) que energiza el nuevo ciclo. Un continuo, sin parar.

En el sistema de recompensa,  es la dopamina mesolímbica la que va impulsando la motivación interna y la dopamina mesocortical la que ayuda a mantener la atención en el presente. Así, Motivación de acercamiento y atención tienen el mismo neurotransmisor implicado, la dopamina. 

También interviene la dopamina del sistema de recompensa ampliado, la que fortalece los hábitos. El mantener la noria en marcha requiere de un aprendizaje, de un hábito.

Lógicamente, el resultado de la acción, el disfrute, el placer, la fuente de felicidad, tendrá que ver con las endorfinas, y la memoria.

sesgo-cognitivo-cerebro-abstract-daniel-colombo
Claramente involucrado está también el sistema del estrés y en equilibrio entre el sistema nervioso autónomo simpático y el parasimpático que logramos cuando estamos en estado Flow alcanzando: "Una fuente de felicidad, con más foco, más calma, menor ansiedad, menor fatiga, menor tendencia a depresión".

Lógicamente, el resultado de la acción, el disfrute, el placer, la fuente de felicidad, tendrá que ver con las endorfinas.

¿Qué consejos seguir para tratar de llegar al estado de flow? 

•Hacer algo que te resulte interesante.
Disfrutar lo que haces aumenta la productividad y la creatividad en lo que estás haciendo
•Tener objetivos claros y alcanzables. Hacerlo de manera específica para que la mente entienda la acción que debe llevar a cabo.
•Realizar tareas que estén en sintonía con tus capacidades y habilidades.
Elegir actividades que supongan un desafío asumible, que no te resulten ni demasiado fáciles ni tampoco que te lleven a un sobreesfuerzo que termine estresandote.
•Buscar un momento de paz y tranquilidad, evitando las distracciones, esto ayudará a que la atención y concentración en lo que estás haciendo se mantenga.
•Enfocarse en el proceso, no en el resultado.

Al final no es tan difícil, ¿no? 

Cuando fluimos mejoramos la calidad de nuestras vidas porque aprendemos a tener control del cuerpo y sus sentidos, imponiendo un orden en la conciencia, que nos permite concentrarnos y poner todo nuestro esfuerzo en lo que hacemos.

Se trata de dejarse llevar, disfrutar el camino y poner a trabajar nuestras capacidades hasta donde podamos. 

¿Estan dispuest@s a encontrar esas actividades y tareas que nos lleven al Estado de Flow?

Seguro que encontrarán más de las que creen, ¡no dejen de intentarlo!

¿Querés  saber más sobre el estado de flow?

Si te pasa como a mí y  quedaste con ganas de aprender más,  te propongo dos cosas:

* Que veas esta charla de Ted donde Csikszentmihályi explica qué es el flow. 

* Y escribe en los comentarios cuándo fue la última vez que entraste en estado de “flow” y cuál fue tu experiencia.

¡Hasta nuestro próximo encuentro!

Lic. Marcela Scherer

Ani

Te puede interesar