Jujuy: colapsan las terapias intensivas y ya eligen a quien ponerle un respirador

Nacionales 31 de agosto de 2020 Por jms
"La comunidad lo debe saber, el sistema está saturado", reveló el médico intensivista Miguel Salva; usan protocolos de bioética para optar entre pacientes según la comorbilidad.
enfermera-apaga-respirador-artificial-reino-unido
enfermera-apaga-respirador-artificial-reino-unido

El colapso del sistema sanitario que provocó la pandemia de COVID 19 en países del mundo, finalmente llegó a la Argentina y ocurrió en la provincia de Jujuy, donde las terapias intensivas no dan abasto y los médicos deben recurrir a protocolos para elegir, entre pacientes graves, a quien asignarle una cama con respirador artificial.

Lo hizo saber el médico intensivista Miguel Salva (M.P. 3297), responsable de la filial en Jujuy de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), quien en declaraciones a Radio Nacional aseguró que ese momento que sufrieron países de Europa, como Italia y España, se replica en la provincia del norte por estas horas y, siendo consciente del impacto de sus palabras, eligió comunicarlo para generar consciencia en los sectores de la sociedad jujeña que siguen circulando como si el virus no existiera.

 “Estamos en esa situación, lamentablemente, es algo que la comunidad debe saber, hoy tenemos que elegir a quien ponerle y a quien no un respirador porque no damos abasto, el sistema está saturado”, expresó el médico.

 El criterio para determinar esa decisión extrema está guiado por normas de bioética, que el intensivista explicó con un ejemplo. “Los años de vida no es un punto esencial, se decide en base a la sumatoria de comorbilidades, el nivel de gravedad de los pacientes, porque podés tener una persona de 40 años de edad y una enfermedad terminal, como un cáncer, con una pobre expectativa de vida, frente a una persona de 70 años sin ninguna comorbilidad y que tiene una calidad de vida aceptable, entonces ahí uno ya sabe claramente a quien la va a asignar el respirador”, indicó, confirmando un escenario impensado para la provincia hace tan sólo dos meses.

Aunque la confirmación llega desde el testimonio de una voz autorizada – Salva es médico del sanatorio del Rosario, uno de los más importantes de la provincia, y como referente de la SATI mantiene diálogo constante con sus pares - numerosos profesionales en privado y en público vienen advirtiendo sobre el impacto que tuvo el ascenso vertiginoso en la curva de contagios.

 Durante la primera semana de agosto, el vicepresidente del Consejo Médico de Jujuy, Sergio Barrera Ruíz (M.P. 2447), había advertido que las camas críticas en Jujuy eran “un bien escaso”. “Los respiradores no llegan a 120 en toda la provincia, o sea que conseguir una cama con un respirador y con oxígeno es uno de los bienes más escasos”, declaró Barrera Ruíz, quien renunció a su cargo como director de epidemiología durante los primeros días de julio porque, según sus palabras, no le comunicaban los datos. “Fue la primera vez en 25 años que me pasó algo así”, dijo aquella vez.

 Referentes de los equipos médicos que trabajan para el gobierno, consultados por JujuyAlMomento expresamente sobre este tema, remarcaron que “no se abandona a ningún paciente, se trata de brindar la mejor atención posible en el contexto de un sistema muy estresado”, contestando sin desmentir el cuadro descripto por el referente de la SATI.

 Hay otro dato elocuente que Salva hizo notar: Jujuy suma 230 personas fallecidas en una población estimada en 700 mil habitantes, lo que da una tasa de mortalidad similar a la de Buenos Aires, que tiene 270 muertos por millón de habitantes, pero en Jujuy esto se dio en sólo dos meses de circulación comunitaria de coronavirus. Bonaerenses y porteños sufren el virus desde marzo, mientras que Jujuy lo padece desde junio, con la diferencia de que el sistema sanitario local resistió menos.

 “Jujuy ha tenido un ascenso impresionante de casos y eso ha saturado el sistema y tenemos que echar mano a esas guías para elegir a quien ponerle un respirador”, explicó.

Te puede interesar