Recomendaciones para evitar la contaminación cruzada

Salud y Bienestar 05 de septiembre de 2020 Por Ani
¿Alguna vez has sufrido una contaminación cruzada?
contaminacion-cruzada-1024x645-1

Evitar la contaminación cruzada es crucial para evitar enfermedades.  Se trata del fenómeno en el que una persona se puede intoxicar por medio de alérgenos o microorganismos presentes en un producto o utensilio que ha estado en contacto con un alimento que ha consumido.

A continuación te vamos a ofrecer una serie de consejos para evitar la contaminación. De este modo, reducirás el riesgo de desarrollar patologías agudas derivadas de una intoxicación o de la expresión de una alergia. No olvides que mantener medidas de seguridad es esencial para proteger la salud en lo que a alimentación se refiere.

1. No pongas en contacto alimentos cocinados y crudos

Los alimentos que han sufrido un proceso de cocción, por norma general, han inactivado los microorganismos y los tóxicos que pueden generar patologías. La evidencia científica sugiere que los nemátodos, como el anisakis, se destruyen al ser sometidos a bajas o altas temperaturas.

Sin embargo, si ponemos en contacto un alimento cocinado con otro fresco que contenga bacterias nocivas, estas pueden saltar de un producto a otro y comenzar a reproducirse. De este modo, se incrementa el riesgo microbiológico y se producen contaminaciones cruzadas.

Te recomendamos siempre reservar un espacio en la cocina para aquellos alimentos que hayan sido sometidos a un proceso de cocción, separado del lugar donde se encontrarán los ingredientes que todavía han de ser cocinados. Un ejemplo muy típico es el de mezclar verduras cocinadas con carnes o pescados todavía crudos.

2. No usar el mismo cuchillo para cortar distintos alimentos.

Del mismo modo que no resulta conveniente juntar alimentos, tampoco se debe utilizar el mismo cubierto para manipularlos. Un ejemplo típico al no evitar la contaminación cruzada es la de compartir utensilios con la presencia de gluten.

Una investigación publicada en la revista Journal of Food Protection asegura que a la hora de preparar la comida para una persona celíaca, se deben de utilizar cubiertos recién lavados. Además y en lo posible, que no hayan entrado en contacto con ningún alimento susceptible de contener gluten.

Lo mismo puede suceder si el producto en cuestión tiene bacterias que resulten patógenas para el ser humano. A la hora de manipular distintos alimentos es esencial lavar bien los cuchillos, para evitar esta clase de situaciones.

3. Las sartenes y los aceites también son un vehículo de trasmisión

Además de tener cuidado con los utensilios de manipulación, es preciso higienizar los elementos de cocción tras su uso. Las bacterias o los alérgenos que pueden quedar en ellos tras un cocinado pueden trasmitirse a los alimentos que se introduzcan en el recipiente.

Los celíacos son los individuos más susceptibles a este tipo de contaminaciones cruzadas. No obstante, también se dan casos donde las bacterias consiguen sobrevivir en el recipiente y reproducirse una vez que entran en contacto con los alimentos que se introducen en el mismo.

Presta atención a la higiene alimentaria para evitar la contaminación cruzada
Las intoxicaciones alimentarias por falta de precaución son más frecuentes de lo que crees. 

Un exceso de higiene suele ser nocivo a largo plazo, pero una falta de la misma también.

Mejor con Salud

Ani

Te puede interesar