Vínculos de pareja: “Miedo a enamorarse”.

Salud y Bienestar 20 de septiembre de 2020 Por Graciela Taffarelli
Evitar, evadir de manera recurrente aquellos vínculos afectivos que proponen un mayor compromiso y un sentimiento mas profundo, puede ser las señales del temor que genera el hecho de amar.
Fear-of-love_credit-shutterstock

La historia de cada persona en relación al vínculo amoroso, suele ser distinta. Según la historia de cada una, su personalidad, las experiencias amorosas que vivencia, el contexto, etc., son factores que pueden colaborar de manera significativa, para que cada quien, construya sus propios conceptos y sentimientos en relación al amor.

Hay quienes perciben que a menudo en sus relaciones afectivas encuentran sufrimiento o frustración. Puede que, en aquellos casos, donde se han sentido desconcertados por sus parejas, desilusionados e incluso traicionados por quienes les prometían amor, intenten alejarse de ese sentimiento para “no sufrir”.

El temor al padecimiento entonces, puede ser uno de los motivos que alejen a ciertas personas de darse a sí mismas la posibilidad de un vínculo amoroso, otro de los motivos puede ser el temor al compromiso. Este último le genera a las personas un rechazo a comprometerse vincularmente con alguien. Pueden llegar a temer que su libertad sea recortada, que deben para construir un vínculo mas profundo con alguien, deben perder aspectos significativos de su vida.

Otros de los miedos que puede invadir a las personas para no enamorarse, puede estar relacionado con evitar los posibles momentos de intimidad de la pareja. 

Donde puede originarse el miedo a amar.

Los primeros lazos afectivos que se constituyen en la familia, suelen ser los primeros patrones afectivos que las personas luego intentan reproducir en el afuera, si esos primeros lazos dejaron huellas negativas en esa construcción vincular, probablemente esa historia actúa como obstáculo en la vida adulta para establecer afectos profundos.

También el contexto social y cultural, también puede ser de influencia al momento de establecer afectos. En una sociedad consumista y ligera, muchas veces , deja un mensaje subliminar donde no habría espacio para amar en profundidad. Comprometerse con alguien para algunos estaría directamente relacionado con perder su libertad y quizás la capacidad de disfrute.

Las malas experiencias amorosas anteriores también pueden significar un sello obstaculizador para volver a intentar. Un bajo nivel de frustración o poca capacidad para ceder, acordar o compartir,  pueden ser piedras en el camino para amar.

La baja autoestima y la propia inseguridad también son aspectos que a menudo se encuentran presentes en esta problemática, el miedo al rechazo o a ser abandonados puede unirse a estos aspectos.

¿Cómo se manifiesta este temor?

Las conductas evitativas suelen ser recurrentes cada vez que las personas sientan presión o se sientan condicionadas.

Hay personas que eligen aislarse, replegarse, sin dar cuentas de como se los puede ubicar. Algunas veces pueden dar la sensación que han desaparecido de la faz de la tierra.

Intentar imponer barreras, para que la otra parte interesada se acerque espontáneamente, involucrarse afectivamente con más de una persona al mismo tiempo, pueden resultar suficientes señales que de una manera u otra expresan el temor a sentirse atrapados en el amor.

Puede superarse.

Para ellos es importante poder ubicar cuales pueden ser los motivos por los cuales la persona escapa de sentir amor por alguien. Aceptar que el temor existe, y comenzar a trabajar en él. Buscar en los acontecimientos de la propia vida y comenzar a relacionarlos con el temor del presente pueden ser un punto inicial para encontrar el camino que alivie la tensión.

Poder tomar el tiempo necesario para tomar decisiones ayudará a la persona a sentirse más confiada, aun cuando la otra parte no esté dispuesta a esperar es necesario tener presente que cada quien puede tomar el tiempo que necesite.

En algunos casos la ayuda profesional puede resultar una buena opción para superar ese temor tan limitante.

Animarse a amar, puede otorgarles a las personas, no solo encontrar sus rumbos sino también el verdadero significado en sus vidas, aún cuando el amor no sea para siempre, aún cuando sea fugaz, es el amor unos de los sentimientos que nos distingue y nos reconoce como seres humanos. 

El amor nos salva.

yo
Graciela Taffarelli
Consultora Psicológica

Graciela Taffarelli

Nacida el 14 de abril de 1960 en C.A.B.A.
Consultora Psicológica. Especialista en desarrollo personal.
Fundadora del Movimiento Contagiar Salud.
Docente.
Comunicadora en medios.

Te puede interesar