Nomofobia: Cuando da miedo no tener el celular cerca.

Salud y Bienestar 26 de septiembre de 2020 Por Graciela Taffarelli
Nomofobia, es el miedo irracional a no tener el celular cerca, miedo a no poder estar conectado, un temor que condiciona la conducta de las personas.
shutterstock_485085364_0

La tecnología a modificado la vida de las personas. los teléfonos móviles, Tablet, relojes inteligentes, etc., se han convertido en herramientas que no solo comunican en la distancia, también resuelven un sinfín de acciones en relación a las distintas profesiones, instancias laborales, administrativas, estudiantiles, etc.

Cada vez son mas las personas que cuando se “olvidan su smartphone”, en su casa, pueden llegar a sentir que no tendrán un buen día, que les resultará complicado en caso de no poder tener acceso al mismo. En esos momentos la ansiedad, bajo un estado de preocupación, inseguridad e inquietud, puede aumentar.

Ese temor a no tener cerca el móvil, que se percibe de manera casi permanente o el temor a que se quede sin batería, lleva el nombre de nomofobia. La persona que se encuentra afectada con ese miedo irracional, busca de tener su celular siempre a la mano. Es capaz de realizar todas las actividades diarias con el celular en la mano o muy cercano a ella. Suele dejarlo, además, noche y día encendido, sin que haya una necesidad que lo justifique.

La persona nomofóbica puede presentar ciertas características.

 La persona nomofóbica, dedica muchas horas del día a mirar su teléfono móvil, muchas veces, sin que haya una verdadera razón para hacerlo. Otros miedos suelen también asechar a estos individuos, como el temor a perderse de algo bueno que está pasando, ya sea en los grupos de wasap, en las redes sociales, etc. La “llamada fantasma”, también puede formar parte de este entramado, es esa llamada que nunca llega, que nadie hace, pero que sin embargo la persona espera todo el tiempo.

Si bien la monofobia puede desarrollarse en cualquier edad, es cierto que hay momentos de la vida que la persona puede encontrarse mas vulnerable para desarrollar ese temor, como por ejemplo, en la adolescencia. El temor a quien lo transita, puede generarle un significativo estado de stress.

Pensamientos recurrentes, ideas obsesivas, taquicardia, alteraciones en el sueño, tensión corporal, dolor de cabeza, dolor de estómago, pueden ser también síntomas corporales que se manifiesten ante este temor irracional, debido a la ansiedad que provoca en la persona.

La persona nomofóbica, termina generando un estado de dependencia con su móvil, ocasionando así en muchos casos,  consecuencias poco favorables.

Los vínculos suelen resentirse o dañarse cuando alguien manifiesta una exacerbada dependencia con su celular. Generalmente estas personas argumentan o justifican el uso permanente e indiscriminado de su móvil, lo que provoca dificultades en la comunicación o en las relaciones interpersonales, donde además, la persona hace poco contacto con su entorno con la mirada.

Otra consecuencia, puede ser la falta de atención al entorno. Estas personas, suelen estar muy atentas al móvil, pero distraídas de su entorno. Por ese motivo muchas veces pierden información valiosa y quienes las rodean se van aislando o van señalando su desatención. 

Cambios en el estado de ánimo, irritabilidad, inquietud, son manifestaciones que también pueden presentarse en estos casos.

Reconocer es necesario para emprender un camino de alivio.

Es de esperar que alguien que presenta estas características, tenga un nivel elevado de autoexigencia, que sienta determinadas presiones del afuera, y la necesidad de tener que dar respuestas permanentemente. 

Poder reconocer el exceso es muy importante para intentar implementar una serie de acciones que ayuden a una nueva acomodación respecto de la tecnología para que no interfiera en su bienestar y su buena relación con quienes interactúa.

Intentar posibles acciones como: apagar el dispositivo por la noche, proponerse no chequear el cecular en determinados momentos del día como por ejemplo, en los momentos de intercambio familiar o social, determinar en que momento revisar las notificaciones, intentar guardarlo o alejarlo de si cuando no se lo utiliza, pueden resultar acciones que colaboren en una mejoría. 

En aquellos casos donde las personas pueden identificar este malestar, y sienten que solos no los pueden resolver, resultaría oportuno y aliviador buscar ayuda con un profesional.

yo
Graciela Taffarelli.
Consultora Psicológica

 

Graciela Taffarelli

Nacida el 14 de abril de 1960 en C.A.B.A.
Consultora Psicológica. Especialista en desarrollo personal.
Fundadora del Movimiento Contagiar Salud.
Docente.
Comunicadora en medios.

Te puede interesar