Censo Neotropical de Aves Acuáticas 2021

Medio Ambiente 26 de julio de 2021 Por Dany
El sábado pasado arrancó el conteo de verano de las aves acuáticas de la región. Con todos los cuidados que impone el protocolo por la pandemia de COVID-19, voluntarios de 10 países de Sudamérica están recorriendo 300 humedales para censar las especies y contribuir al conocimiento y a la conservación de estos ecosistemas.

El sábado arrancó el Censo Neotropical de Aves Acuáticas 2021 que se extenderá hasta el 21 de febrero. Estos conteos de aves acuáticas que venimos coordinando desde 1990 en 10 países de Sudamérica, nos permiten llevar un registro de las aves migratorias que llegan a nuestros humedales. Este año, el censo se está realizando con todos los cuidados que impone el protocolo por la pandemia de COVID-19 y se lleva a cabo gracias al esfuerzo y la determinación colectiva de organizaciones y voluntarios que participan del programa.

El Censo Neotropical de Aves Acuáticas es un programa basado en el monitoreo de aves acuáticas a largo plazo, en base a conteos que se realizan dos veces al año, en febrero y en julio. Fue creado con el objetivo de recolectar información sobre números y distribución de aves acuáticas de la Región Neotropical, como parte de los censos internacionales de aves acuáticas coordinados por Wetlands International en todo el mundo. Participan del censo Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú con coordinadores nacionales y voluntarios que visitan alrededor de unos 300 humedales de toda la región.

Desde el inicio del programa los censos han servido para identificar sitios importantes que son usados por las aves acuáticas cada año. El programa en sí mismo es una estrategia para evaluar el estado actual de las poblaciones de aves acuáticas y de los humedales de la región Neotropical. Entre las especies de mayor interés encontramos a las aves playeras migratorias neárticas, como el chorlo dorado (Pluvialis dominica), el playerito (Calidris subruficollis), el batitú (Bartramia longicauda) y el playerito pectoral (Calidris melanotos).

“La información que se recolecta cada año es muy valiosa. Esos datos luego se compilan a nivel regional y se utilizan para la conservación de las aves acuáticas y los humedales. Queremos agradecer a los cientos de voluntarios que participan del programa desde 1990 y que permiten que estos censos sean posibles”, expresó Daniel Blanco, director de Wetlands International LAC.

Te puede interesar