El poder terapéutico de la risa.

Salud y Bienestar 02 de junio de 2020 Por AnaVic
Existen en la actualidad una serie de estrategias terapéuticas.
pareja-mayor-riendo

En nuestros días, las terapias alternativas, siguen creciendo con cada avance de la ciencia, tal es el caso de la psicoterapia a distancia haciendo uso de la tecnología, pero también están presentes para subsanar cada trastorno psicológico, cada acontecimiento de vida, sin olvidar los psicotraumas que necesitan ser atendidos. En contraparte con los esquemas terapéuticos cuyos paradigmas han sobrevivido casi cien años como es el caso de la terapia psicoanalítica y conductual, hoy día contamos también contamos con la terapia de la risa o risoterapia.

La Psicología es la ciencia que analiza todas las conductas que hacen los organismos. En el ser humano; la risa no es la excepción. La risa “es la expresión vocal de las emociones de diversión, disfrute o burla, que se caracteriza por movimientos inspiratorios y espiratorios que ocurren en rápida sucesión. La risa es placentera porque permite liberar la tensión acumulada cuando la gente escucha un relato divertido o ve un suceso gracioso. La risa también puede producirse cuando estados de amenaza ocurren en un contexto seguro o cuando una incongruencia cognitiva se resuelve de manera súbita”.

Una emoción que no se expresa, se convierte en una enfermedad, una emoción que sale sin control se puede convertir en un ejercicio de violencia. Si a esto añadimos que las emociones son contagiosas, la alegría como emoción personal, es la única excepción a esta regla, pues proporciona únicamente beneficios.

¿Para qué sirve la risa en los humanos?

La función social de la risa consiste en consolidar los lazos de interacción social, es contagiosa, genera una especie de empatía de la felicidad y ayuda a superar el estrés.

  • En sus aspectos fisiológicos:
    Reír o ver a otros reírse (activa las neuronas espejo), contrae los músculos cigomáticos mayor y menor del rostro, relacionados con la elevación de las comisuras de los labios y permite expresar la risa. “Produce una preactivación de la actividad neurológica ligada a la risa por simple observación. En cierto modo, el ser humano parece programado para reírse, sobre todo en situaciones sociales o comunitarias”.
  • Reduce los niveles de estrés (baja el cortisol) y produce una sensación de descanso y bienestar.
  • Activa el sistema inmunológico (diez minutos de risa aumentan la secreción de inmunoglobulinas), los linfocitos NK (células asesinas naturales), por lo tanto, nos protege contra la gripe, resfriados y anginas.
  • Produce endorfinas (analgésicos naturales, parecidos a la morfina que mitigan el dolor), nos vuelve menos perceptibles al dolor.
  • Con cada carcajada se activan aproximadamente 400 músculos, incluidos algunos del estómago que solo se pueden ejercitar con la risa. Las personas que ríen más viven 4 años y medio más en promedio.
  • Ralentiza la evolución de la diabetes (enfermedad triste y amarga en lo emocional compensada por lo dulce, de acuerdo, al Diccionario de las dolencias y enfermedades) . Los biólogos Takashi Hayashi y Kazuo Murakami de la Universidad de Tsukuba, encontraron en pacientes con diabetes tipo 2, que después de estar expuestos a episodios de risa, los pacientes secretaron menos prorrenina (proteína que interviene en las patologías renales y vasculares propias de este tipo de diabetes).
  • Sistema cardiovascular: regula la presión arterial y protege el corazón. Mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular, aumenta el aporte de oxígeno a tu cerebro. La risa puede conducir a aumentos inmediatos en la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, la profundidad respiratoria y el consumo de oxígeno. Estos aumentos son seguidos por un período de relajación muscular, con una disminución correspondiente en la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y la presión arterial.

En lo social:

  • Permite la cohesión y la convivencia social en general (familia, amigos, escuela, trabajo, club, etc.).
  • Favorece y facilita la integración social.
  • En pareja genera lazos de amistad, intimidad, seguridad y confianza (las parejas en conflicto en general; no bromean y no se ríen). Y refuerza la unión, la empatía y el bienestar de la díada. Las parejas que generan sus propios códigos de comunicación y se reflejan en las experiencias vividas, generan: sus chistes locales, crean palabras sin sentido, ríen de tonterías y pasan un tiempo de mejor calidad disfrutando el buen humor. En parejas la risa aumenta la capacidad de seducción. “Se supone que el humor constituye una cualidad que las mujeres buscan en los hombres, puesto que refleja sus capacidades intelectuales y sociales. Aprecian a los hombres que ríen más a menudo. Myra Angel, de la Universidad de Vanderbilt en Tennessee, ha observado que las mujeres que ríen con frecuencia toman más rápidamente la decisión de convivir o casarse con su pareja. … La risa favorece la estabilidad de la pareja y ayuda a superar el estrés y las enfermedades asociadas. … La risa favorece los encuentros amorosos y el bienestar psicológico y sexual de la pareja” . Los varones tímidos o con escaso sentido del humor podrían invitar a sus parejas a ver o escuchar espectáculos cómicos para relajar sus momentos de tensión. En terapia, las parejas que más sonríen con su consorte tienen una vida más relajada, con menos conflicto y les predispone a tener relaciones íntimas más creativas y placenteras.
  • Las madres risueñas que amamantan a sus retoños producen leche de mejor calidad aumentando la cantidad de melatonina, con lo cual favorecen el sueño de sus hijos, reducen las reacciones alérgicas y mejoran la piel del bebé.
  • De acuerdo a Robert Cialdini, psicólogo de la Universidad de Texas, “demostró que los programas de humor, fuesen visuales o auditivos, aderezados con risas artificiales suscitaban la misma conducta incluso si quien las escuchaba no estaba viendo a un público riéndose”.

La risa mejora de forma general las interacciones sociales. Si ríes poco necesitas aprender a reírte o exponerte a ambientes más jocosos para mejorar tu estado de salud en general. Busca el lado divertido de tu vida.
Al reflexionar sobre la relación entre el humor y la salud se llega inevitablemente, a tres conclusiones: tenemos algo así como un órgano de la risa, el sentido del humor es contagioso y las carcajadas se transmiten entre personas con la velocidad de una epidemia. La risa mejora nuestra salud física y emocional. Por lo tanto, hagamos de la risa y la salud nuestros mejores aliados.

Te puede interesar