Semillas de cardamomo: Para qué sirven y cómo usarlas.

Salud y Bienestar 05 de julio de 2020 Por AnaVic
¿Has oído hablar alguna vez del cardamomo?
propiedades_de_las_semillas_de_cardamomo_49774_0_600

Nos encontramos con un alimento que contiene gran cantidad de propiedades, pues la composición nutricional del cardamomo es de lo más rica. Se trata de unas semillas que contienen proteínas, fibra, grasas, hierro, sodio, magnesio, calcio, potasio, fósforo y las vitaminas de los grupos B1, B2, B3, C y B12, entre otros grandes nutrientes. A continuación, para demostrarte los grandes beneficios que puedes obtener del consumo de cardamomo, te hablamos de las propiedades medicinales de dichas semillas:

  • Propiedades antioxidantes: el cardamomo posee grandes propiedades antioxidantes, motivo por el cual es un alimento perfecto para combatir ciertos radicales libres. Gracias a estas propiedades, muchas personas hacen uso del cardamomo para prevenir los signos de envejecimiento e incluso para detener la creación de células cancerígenas. 
  • Propiedades digestivas y depurativas: debido al cineol que posee, el cardamomo es perfecto para regular y mejorar las digestiones. De hecho, estas semillas son perfectas en infusión para aquellas personas que sufren de digestiones muy lentas, ya que el cardamomo aumenta la actividad de una enzima llamada tipsina que colabora en el proceso de digestión. 
  • Propiedades antiespasmódicas: esta características está muy relacionada con la anterior, pues sus propiedades antiespasmódicas hacen del cardamomo un alimento capaz de controlar los espasmos digestivos, los dolores de estómago, los cólicos y los gases.
  • Propiedades fungicidas y bactericidas: gracias a estas propiedades el cardamomo es perfecto para tratar dolencias como la gastrointeritis o las úlceras, aunque también puedes utilizarlo en forma de ungüento para curar heridas de la piel. 
  • Propiedades antiinflamatorias: este es uno de los beneficios más conocidos del cardamomo, pues debido a estas propiedades, las semillas de dicha planta se usan a menudo para tratar problemas como las hemorroides, la faringitis o bien el dolor de ovarios durante la menstruación.

Para qué sirven las semillas de cardamomo - beneficios

Ahora que ya conoces las propiedades del cardamomo, te presentamos todos los beneficios que puedes obtener del consumo de esta planta. Si quieres ver una notable mejora en tu salud, debes saber que el cardamomo puede ayudarte con varias dolencias. Te lo demostramos:

  • Mantenerse activo: ¿te sientes apagado y te cuesta mantener la energía durante todo el día? las propiedades estimulantes del cardamomo hacen que sea un alimento perfecto para mantenerse activo a lo largo del día.
  • Aliviar dolores: como hemos dicho en el apartado anterior, las propiedades antiinflamatorias del cardamomo son de lo más conocidas, así que es un ingrediente ideal para tratar la hinchazón de estómago, el dolor de ovarios, las hemorroides... una taza de cardamomo te ayudará a sentirte mejor en cuestión de horas. Además, si a esto le sumamos las propiedades antisépticas del cardamomo, nos encontramos con un remedio casero perfecto también para aliviar molestias derivadas del asma, la amigdalitis o la bronquitis.
  • Retención de líquidos: el cardamomo es un ingrediente diurético muy recomendado para aquellas personas que sufren de retención de líquidos. Una taza al día mantendrá tu sistema urinario en óptimo estado y logrará que te sientas mejor en poco tiempo.
  • Estimula el apetito: si has perdido el apetito y sientes que te cuesta comer, las semillas de cardamomo también pueden convertirse en tu mejor aliado. Esto se debe a que dicho alimento contiene orexígeno, un estimulante del apetito natural que hará que tus ganas de comer aumenten.
  • Alivia la acidez estomacal y las flatulencias: como ya hemos comentado, las propiedades digestivas del cardamomo son de lo más beneficiosas, así que ante problemas como la acidez o las flatulencias, no dudes en tomar una taza de este alimento.
  • Ayuda a perder peso: además de combatir la retención de líquidos, estas semillas son perfectas para acelerar el metabolismo, motivo por el cual muchos individuos se ayudan de esta planta a la hora de perder peso. 

Cómo usar las semillas de cárdamo.

Lo primero que debes hacer es colocar en una sartén 1/4 de taza de semillas de cardamomo machacadas.
Después, añade una taza y media de agua.
Coloca la mezcla en el fuego y déjala hervir durante unos 5 minutos.
Pasados estos minutos, retira la infusión del fuego y deja que repose durante 10 o 15 minutos más.
Finalmente, filtra las semillas y disfruta de esta magnífica infusión.

Lo más recomendable es que ingieras el cardamomo sin complementos como el azúcar o la leche, ya que así podrás beneficiarte al máximo de sus propiedades para tu organismo. Sin embargo, hay personas que rechazan esta infusión por su sabor amargo-dulce, así que si te resulta muy insoportable, siempre puedes añadirle un poco de miel.

Contraindicaciones del cardamomo.

Como ya habrás visto, las semillas de cardamomo pueden ser de lo más beneficiosas para tu organismo. Sin embargo, hay una serie de consideraciones que deberías tener en cuenta.

Si tomas aspirinas, antidepresivos o medicamentos contra el VIH, abstente de ingerir este alimento, pues pueden existir ciertas interferencias y las semillas podrían llegar a anular o reducir la efectividad de tu tratamiento.
Si sufres trastornos digestivos como el mal de Crohn o el síndrome de Dumping, no tomes cardamomo, pues estas enfermedades podrían agravarse.
No tomes cardamomo durante el embarazo, pues los profesionales aseguran que este ingrediente podría llegar a producir un aborto involuntario si no se administra con cuidado.
Aunque es poco frecuente, puede ser que tengas alergia a este alimento, así que visita rápidamente a tu médico si se producen síntomas como hinchazón, náuseas, enrojecimiento de la piel, dificultades para respirar, etc.
Si posees cálculos biliares no ingieras cardamomo, ya que se podría desencadenar un cólico biliar.

Te puede interesar