¿Mito o realidad? Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo

Salud y Bienestar 22 de marzo de 2020 Por Malena
Todos hemos escuchado alguna vez este refrán, pero ¿tiene sentido si lo que queremos es adelgazar?
840_560

La ciencia cada día refuta más creencias populares y en el caso de este dicho no ha resultado diferente, sino que cada una de sus partes ha sido desmitificada con estudios recientes:

El desayuno no es imprescindible

El desayuno es una comida que ha sido sobrevalorada durante mucho tiempo, y quizá por eso para muchos de nosotros es fundamental su realización si no queremos sentir hambre poco tiempo después de haberlo pasado por alto o durante toda una mañana.

Sin embargo, el desayuno no sólo no es imprescindible sino que no desayunar no es perjudicial. Sólo es una cuestión de costumbre y por ello, quienes prefieren seguir con su práctica o tienen el hábito de realizarlo pueden continuar de igual forma, mientras que quienes no desayunan pueden resultar perjudicados al obligarse a comer a primeras horas del día, sin hambre ni necesidad de ingerir alimentos.

El desayuno no es una comida esencial, su no realización no nos va a destrozar todo el músculo que tenemos ni nos va a hacer comer más después, excepto que tengamos el hábito de desayunar incorporado y allí la costumbre de comer algo a primera hora de la mañana puede jugarnos en contra como señala una investigación de la revista Obesity.

1366_2000

Cenar poco no influye en nuestra pérdida de peso

Tal como sucede con el desayuno que deberíamos hacer como un rey, la cena siempre fue poco valorada y en ella deberíamos concentrar la menor proporción de calorías del día según el dicho popular que estamos colocando bajo la lupa.

Sin embargo, una revisión publicada hace un año señala que no hay evidencias científicas que respalden la recomendación de cenar poco para perder peso, por lo que, no tendríamos por qué realizar la última comida del día como un mendigo si tenemos en verdad mucho hambre.

1366_2000 (1)

Es claro que si no tenemos costumbre de cenar o si no tenemos apetito a últimas horas del día podríamos cenar simplemente un plato pequeño o una fruta y nada más, pero si por el contrario tenemos hambre, no tiene fundamento el limitarnos pues esta práctica no está respaldada en absoluto.

Incluso, comer más en la cena podría ser de ayuda para mejorar nuestra composición corporal, perdiendo grasa y ganando músculo y así, ser de ayuda para nuestros intentos de perder peso, tal como lo constataron científicos estadounidenses.

Es decir, tal como el desayuno es sobrevalorado la cena es infravalorada y consideramos erróneamente y al contrario de lo que la ciencia nos ha demostrado en algunas ocasiones que comer poco ayuda a perder peso.

Vitónica

Te puede interesar