Un cuerpo sano no tiene por qué marcar el "six-pack"

Deportes 25 de agosto de 2019 Por Malena
Fijarnos un objetivo alcanzable es vital para poder conseguirlo, y esa regla es tanto o más importante cuando se trata de activar un plan para hacer ejercicio físico, dejar de lado las costumbres sedentarias y mejorar la dieta.
cuerpo-fitness-healthy-t

Puede parecer un detalle menor, pero si la imagen que nosotras mismas proyectamos sobre el objetivo de nuestro ejercicio físico es lucir un espléndido six pack, puede que nuestros esfuerzos nos frustren antes de arrancar. Porque conviene diferenciar que un cuerpo sano no tiene por qué ser un cuerpo visiblemente trabajado.

Esta es la diferencia entre un cuerpo fitness y healthy, o sin usar anglicismos, musculado o saludable. Si tu estado físico inicial es sedentario, no demasiado preocupado por lo que comes y con un ritmo de vida que apenas te deja tiempo para ir al gimnasio o plantearte de seguido una tabla de ejercicios, lo más razonable es marcar primero un objetivo saludable, y muy a largo plazo, si te apetece, un cuerpo fitness.

El malentendido

El cine, la televisión, la publicidad e incluso los medios de comunicación se guían a veces por mostrar mensajes claros y muy icónicos. Cuando un anuncio muestra a alguien sano, generalmente va más allá y utilizan un modelo fitness, y de la misma forma ocurre en el resto de ámbitos.

Por este motivo, los ejemplos que nos rodean cuando nos hablan de dietas, gimnasio o vida saludable son cuerpos 10 en salud y 10 en musculación. Un top que va más allá de cuidarse, y lo que hace es invertir en su aspecto físico un número de horas, esfuerzo y planificación de los que tal vez careces.

Bruce Mars - Pexels-z

En este sentido, es vital bajar a la tierra y admitir cuáles son tus tiempos, tu nivel de resistencia y dependencia de cierto tipo de alimentación. No es lo mismo marcarnos el reto de ir caminando hasta el pueblo de al lado que hasta el país vecino. Si creemos que lo segundo nos llevará el mismo esfuerzo que lo primero es muy probable que desistamos y nos frustremos.

¿Qué sentido tiene esforzarse por un cuerpo 10?

Existe otro término que complementa a la perfección fitness, healthy, y es “body positive”. No hay dos cuerpos iguales, ni dos personas con las mismas dependencias y actitudes emocionales y de resistencia física. Por este motivo, entender que cada cuerpo tiene un equilibrio saludable es clave para que nos sintamos bien haciendo cualquier cosa que hagamos con nuestra dieta y ejercicio físico.

Para nuestro viaje a través del ejercicio y la dieta es probable que necesitemos compañía, un capitán de navío que marque el itinerario de nuestra aventura. Un entrenador personal suele ser la figura más adecuada, y preferiblemente si tiene titulación como dietista-nutricionista.

Él será quien te podrá ayudar a marcar la pauta de cómo trabajar tu salud para que tu cuerpo alcance la armonía y el equilibrio físico, sacará partido a cada ejercicio y a cada sacrificio que hagas para que merezca la pena, te alentará y te ayudará a fijar objetivos asequibles, razonables y saludables para no caer en el tan temido efecto rebote de las dietas, y para que sientas una vinculación de compromiso con tu ejercicio físico por encima del acuerdo que tengas contigo misma.

El profesional adecuado te recordará que tienes un objetivo, y que este debe alcanzarse pasito a pasito.

Te puede interesar