Crisis y oportunidad para una vecina salteña: cobró el bono IFE e inició su emprendimiento.

Salta 11 de mayo de 2020 Por Facundo Hessling
Para varias culturas, como los japoneses, la palabra “crisis” está compuesta por los caracteres “peligro” y “oportunidad”. Y partiendo de esta premisa, los originarios del país del “Sol naciente”, siempre llevaron consigo la filosofía de intentar buscar formas de sacarle algún beneficio a los contextos vulnerables y a las situaciones difíciles.
facu

               Al parecer, esta misma perspectiva comparte Ana Paula, de 19 años y vecina del barrio Limache de la capital salteña, quien fue protagonista de una noticia muy compartida en el día de hoy en varias redes sociales. Resulta que la joven salteña fue beneficiaria del ingreso familiar de emergencia (IFE) el bono de 10.000 pesos que el gobierno nacional otorga a las personas con trabajo informal o monotributistas para pelearle a algunos de los efectos del aislamiento social y obligatorio por la pandemia del COVID 19, que nos azota a nivel global, nacional, regional y local.

               Hasta aquí, un caso como muchos otros. Lo particular, fue que esta mujer decidió invertir el dinero de esa ayuda monetaria en instalar su propio negocio: una verdulería, donde Ana Paula utilizó varios cajones con mercadería de frutas y verduras para ofrecer a los vecinos del barrio.

              Una vez lista la infraestructura del emprendimiento. Se encargó también de la promoción del negocio, fue en Facebook y bajo la consigna: “los del rioba que pasen a hacer las compras por acá”. Un éxito, la iniciativa fue saludada por los usuarios que alabaron su idea y sobre todo sus “ganas de trabajar”. Pero por otro lado aparecieron los “jueces morales de siempre” que abundan en las redes sociales denunciando la iniciativa de Ana Paula. 

              Aun así, esto no apagó el optimismo de la joven salteña, quien en el programa “La voz de mi tierra”, describió cómo se dio el emprendimiento: “Apenas cobramos (el IFE) nos fuimos al mercado con mi abuelo que me ayudó. Compramos la verdura y la balancita, con plata que me ayudo mi abuelo también”. Conto Ana Paula al programa de televisión local, donde también agregó que se encontraba “contenta” con el logro que había alcanzado junto con su familia y señaló el apoyo que recibió de la comunidad: “los vecinos respondieron muchísimo. Vinieron a felicitarme, también llegaron de otro barrio a comprar”.

             Cabe destacar que, con este emprendimiento, la mujer se convirtió en una ayuda para los vecinos debido a que ahora cuentan con una verdulería cerca de sus hogares, y con precios muchos más accesibles que en otros lugares cercanos al barrio. En la citada entrevista, la joven expresó que tiene esperanzas de crecer con su emprendimiento, que resultó ser una iniciativa saludada como un ejemplo y como una gran ayuda para los habitantes de esa comunidad de la zona sur de la capital salteña.

facu 1

facu 2

 

 

Te puede interesar