Horror en una comisaría las presas eran violadas y torturadas por policías

Policiales 15 de mayo de 2020 Por Alba
Ocho efectivos de la Policía bonaerense fueron detenidos, acusados de abuso sexual y torturas en dos episodios ocurridos en dependencias de la fuerza de seguridad provincial, las violaciones se perpetraron entre el 19 de diciembre de 2019 y el 5 de enero de 2020.
comisaria

Uno de los casos, trascendió en enero de este año, fue denunciado por la Defensoría General de La Matanza y la Comisión Provincial por la Memoria (CPM).  La investigación avanzo este miércoles y en un operativo conjunto entre las fuerzas federales y la Auditoría de Asuntos Internos, se procedió a la detención de ocho policías de una comisaría de La Matanza

Cuatro de ellos ya habían sido desafectados, mientras que los otros continuaban en funciones.  Las detenidas denunciaran haber sido víctimas de violaciones y torturas por parte de los uniformados. Por lo tanto, la Justicia determinó ayer la captura de los oficiales de la seccional ubicada en Alberti 702 de La Tablada.

Entre los sometimientos que señalaron las reclusas advirtieron que sufrieron abusos sexuales con acceso carnal agravado y fueron sometidas a requisas vejatorias. Por otra parte, alegan que los ataques se agudizaron desde la asunción del subcomisario Leonel Gómez,  hasta llegar a las violaciones perpetradas el 19 de diciembre de 2019 y el 5 de enero de 2020.

Fueron 28 las víctimas que presentaron denuncias, según la presentación, las mujeres alojadas en la seccional, fueron sometidas a «requisas vejatorias, que constituyen abuso sexual y que fueron provocadas por agentes policiales mujeres y varones del Grupo de Apoyo Departamental (GAD)».

En el marco de requisas vejatorias  de torturas, se suman el aislamiento extremo y la imposibilidad de comunicarse con el mundo exterior que les provocaba desubicación temporal, cuadros depresivos y de angustia. Además las golpizas eran recurrentes así como las amenazas y humillaciones por cuestiones de género.

Luego de padecer los episodios de abusos y torturas descriptas, las detenidas fueron disciplinadas, castigadas y amenazadas. Los oficiales policiales desplegaron un dispositivo para garantizar su impunidad y silenciar a las víctimas, para así evitar que narren las violencias padecidas.

Te puede interesar