Extraño comportamiento del Sol

Mundo 15 de mayo de 2020 Por Periodismo en Línea
En estos momentos, el Sol está pasando por una etapa en la que ha emanando una mayor cantidad de luz de alta energía en los últimos años.
sol

Un grupo de científicos estadounidenses ha realizado una investigación en la que se demuestra que el Sol ha estado emanando una mayor cantidad de luz de alta energía en los últimos tiempos. Este tipo de luz contiene rayos gamma, y las cantidades emanadas hasta ahora preocupan a los expertos por lo inesperado de su comportamiento.

Lo más inusual de estos rayos es que se emiten con mayor energía cuando el Sol se encuentra en su punto menos activo. Esta es la primera investigación es la primera en examinar los niveles de rayos gamma que el astro emite a lo largo de un ciclo solar, que tiene un duración de 11 años.

El científico Tim Linden, con la ayuda del telescopio de la NASA Fermi-ray, recopiló datos del comportamiento del sol entre los años 2008 y 2017, y confirmó  la actividad de rayos gamma fue tan alta que superaron considerablemente las expectativas, emitiendo más más de 50.000 millones de electronvoltios de energía.

Sol emite rayos gamma desde diferentes partes de su superficie en diferentes momentos del ciclo. Durante la etapa menos activa del ciclo solar, los rayos gamma provenían de una región del ecuador, mientras que en la etapa de actividad alta, los rayos provenían de los polos.

El astrofísico John Beacom, de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus, comentó que “todo esto es mucho más raro de lo que se había predicho”. También destacó que los campos magnéticos del Sol son "mucho más potentes, mucho más variables y tienen una forma mucho más extraña de lo que esperábamos”.

Durante las fases de máxima actividad, se aprecian en la superficie de la estrella oscuras manchas y se producen frecuentes erupciones que envían miles de millones de toneladas de plasma caliente al espacio. "El sol contiene grandes ríos de plasma similares a las corrientes oceánicas terrestres", explica andrés Muñoz-Jaramillo, del Harvard Smithsonian Center for Astrophysics (CfA) y uno delos autores de la investigación. "Esos ríos de plasma afectan a la actividad solar deuna manera que sólo ahora empezamos a comprender".

El último trabajo aporta claves importantes,  "El último mínimo solar ha tenido dos características clave: una larga duración sin manchas solares y una campo magnético polar débil", afirma

Te puede interesar