La nave orbita en el lado oscuro de la luna. Espera.

Cultura 16 de mayo de 2020 Por Atilio Romano - Escritor - Prof. de Literatura
atilio

Día 1

Desde que he adoptado el fenotipo terrestre transito por la superficie sin despertar la mínima sospecha. La ciudad es una pequeña aglomeración de especies, el cerebro electrónico que nos brinda información detallada ha hecho un conteo exacto de la cantidad de habitantes de este lugar y arroja un total de dos millones quinientos setenta y cinco mil cuatrocientos cuarenta y cuatro. La zona de estudio es el sector noreste de lo que los terrícolas llaman Hyspania y nuestro objetivo es una ciudad de nombre Barceló.

Los datos del otro navegante, que está a mi cargo en la misión respecto al aire que respiran, es el siguiente: 17 % oxígeno 75% nitrógeno y el resto son gases tóxicos que, según la proyección de vida a corto plazo de 500 años, se incrementará a un 17 % debido a la contaminación.

A las calles se las avizora con pocos habitantes de esta especie en esta parte de la galaxia y esto resulta poco común y raro. En otras ciudades de este sistema solar las aglomeraciones de seres en sus puntos principales de vida es algo normal. Pero aquí la mayoría se encuentra en edificios altos y desde allí observan. Saludan y aplauden cada 24 horas terrestres. Siguiendo ese patrón de tiempo debo decir que estamos hace 48 horas en este planeta y nos ha resultado difícil hacer contacto por lo denso del ambiente.

De acuerdo a la lectura que se hace de la situación se puede interpretar que tienen temor a salir en conjunto. Los que están por las calles van solos y tienen cubiertas sus bocas y narices con un elemento rudimentario que trata de repeler los gases tóxicos y elementos contaminantes que hay en el aire. Los seres llevan en sus manos pequeños contenedores de plástico que parecerían corresponder a los alimentos que comen diariamente. Hay material orgánico e inorgánico en esos contenedores. Se puede ver en sus caras la preocupación y hay un cierto sesgo de incertidumbre en sus pasos, es como si temblaran por algo que les está ocurriendo.

Dentro de 12 horas terrestres nos reuniremos con el navegante 22 para analizar las muestras obtenidas e informar de la situación en esta parte del planeta.

Corto la comunicación y el envío telepático al centro de información.

https://medium.com/@estamuertealevosa/la-nave-orbita-por-el-lado-oscuro-de-la-luna-espera-3d91dbe52140?sk=2371b823a8dcf612724c63b8393d68f3

                                                                                                                                                           Atilio ROMANO

Te puede interesar