Luchas en el mercado de la tecnología: EE.UU - CHINA, ingreso al tablero de TAIWAN

Mundo 17 de mayo de 2020 Por Alba
El Covid-19 podrá atribuirse de manera secundaria haber impulsado una "nueva normalidad" en el tablero tecnológico-geopolítico .El gobierno estadounidense parece haber encontrado el momento de jugar fuerte y quiere vedar a Huawei definitivamente. China va a responder y un tercero puede inclinar la balanza de poder.
listo

La crisis del coronavirus es la excusa perfecta. Los “halcones” en el Congreso de los Estados Unidos están apostando fuerte para que el gobierno sea más duro con China, presionando por medidas punitivas contra Beijing. Ya no son solamente los republicanos Marco Rubio, Tom Cotton o Josh Hawley quienes presionan en tal sentido, sino que han sumado a la influyente senadora demócrata Elisabeth Warren.

El actual trance de la economía se presenta como la oportunidad para ajustar definitivamente la balanza comercial estadounidense con respecto a China, con la redefinición de las relaciones en las cadenas de valor globales en beneficio de la producción nacional. Aunque en realidad, lo que subyace es el dominio de la alta tecnología.

 En tal sentido, el Covid-19 ha ralentizado los despliegues de las redes de 5G, tecnología que China domina ampliamente con sus guerreros Huawei y ZTE y en la cual Estados Unidos está visiblemente relegada. No obstante, el hecho de retardar los lanzamientos de la Quinta Generación de tecnología móvil le permite a Washington ganar tiempo y generar una alternativa propia.   Para ello: Qualcomm, Intel, Cisco, AT&T y Verizon entre otros pueden contribuir a un standard abierto,  donde se sumarían también Nokia, Ericsson y Samsung eventualmente, logrando un frente que pueda competir contra los chinos.

Washington estaría avanzando en un bloqueo permanente a Huawei, traducido no solamente en restringir sus ventas en Estados Unidos y sugerir la misma postura a países aliados, sino en obstaculizar la provisión de semiconductores a China, ya sean de manufactura norteamericana o extranjeras.

Beijing  ha hecho trascender, que si Washington avanza en el bloqueo de la provisión de tecnología a Huawei, China activará una “lista de entidades no confiables” para investigar y/o restringir a Qualcomm, Cisco y Apple, y suspender las compras de aviones a Boeing.

China en el corto plazo sufrirá la falta de componentes para sus dispositivos, principalmente aquellos provistos por Qualcomm. Si China responde, Estados Unidos irá perdiendo posiciones comerciales paulatinamente, y deberá rearmar cadenas de valor sin poder contar con todos aquellos eslabones que tiene desplegados en China continental.

Lo sugestivo de este tablero es que el ganador de la partida, que apunta al dominio tecnológico, depende en gran medida de Taiwan,  ¿Por qué? las razones están en su industria de semiconductores, la más avanzada del mundo, nacida y criada en  el Silicon Valley, la meca californiana de la alta tecnología: la compañía TSMC (Taiwan Semiconductors Manufacturing Company) ya produce microchips con tecnología de 5 nanómetros.  La única firma en el mundo que se equipara a TSMC, por su ubicación en la frontera tecnológica, es la surcoreana Samsung Electronic.

¿Porque TSMC es tan importante en este ajedrez de la geopolítica de la tecnología?   Principalmente porque en la actualidad es tanto proveedor de China continental como de Estados Unidos, un ejemplo de que Taiwan mantiene por un lado fuertes lazos industriales, comerciales y de seguridad con los norteamericanos y por el otro de historia, comercio y cultura con el mainland (el continente).

 Cabe recordar que la isla de Taiwan ha concentrado desde 1949 a la disidencia nacionalista china que fuera expulsada del continente, estableciendo un gobierno propio con sede en Taipei, a cargo del Partido Nacionalista Chino (Kuomintang), liderado por Chiang Kai-shek.

 

 


 

Te puede interesar