Washington envuelto en una noche de fuego y furia por el asesinato de George Floyd.

Mundo 01 de junio de 2020 Por Facundo Hache
El presidente estadounidense, Donald Trump fue trasladado durante un par de horas al búnker del recinto presidencial, al registrarse los primeros disturbios.
skynews-white-house-george-floyd-protests_5003345

    La indignación por el asesinato de George Floyd, hombre afroamericano de 46 años, en Minneapolis a manos de un policía, ocurrido el 25 de mayo, se extendió velozmente por todo el territorio estadounidense, y las manifestaciones callejeras se acumulan desde entonces.

    Las masivas protestas por este crimen racista golpearon anoche las puertas de la Casa Blanca, en Washington D.C. donde se vivieron momentos de extrema tensión por la seguridad personal del presidente Donald Trump, que ordenó declarar como “organización terrorista” a Antifa, el movimiento antifascista. A continuación, la policía fogoneó y reprimió a los manifestantes que desafiaron el toque de queda tanto en Washington como en otras ciudades, donde volvieron a haber saqueos y detenciones masivas.

    En un principio, las manifestaciones que se estaban llevando por la tarde en memoria de George Floyd y otras víctimas de la brutalidad policial eran de carácter pacífico, y con el paso de las horas y el accionar represivo de las fuerzas de seguridad, dieron paso al caer la noche, a los episodios de violencia más graves registrados en décadas en Washington. “Sin justicia, no hay paz”, gritaban los manifestantes, 

   Ya por las once de la noche, la Casa Blanca apagó todas sus luces exteriores. De mirar por la ventana, el presidente Donald Trump habría podido ver varias columnas de humo en los alrededores de su residencia. Según Fox News y The New York Times, el presidente fue trasladado durante un par de horas al búnker del recinto presidencial, cuando se registraron los primeros disturbios. Desde entonces, la situación sólo se ha agravado.

    Luego de la movilización en la ciudad de Minnesota que terminó con la comisaría en llamas, la de anoche fue la protesta más dura que hubo. Sobre todo, en Washington, donde cientos de personas prendieron hogueras en la zona aledaña a la sede del gobierno de estadounidense y hubo enfrentamientos con la policía.

   Las calles se llenaron de marchas a pesar de que soldados de la Guardia Nacional fueron desplegados en 15 estados. En Houston, Los Ángeles y Saint Paul, contigua a Minneapolis, hubo toque de queda. Así y todo, miles de personas salieron a las calles a exigir el fin de la violencia policial.

   Hasta el momento, solo uno de los policías involucrados, Derek Chauvin, fue detenido e inculpado de homicidio involuntario, y comparecerá hoy por primera vez ante un tribunal. Es el agente que aparece en el video del arresto de Floyd, que se viralizó en las redes sociales.

   Allí hubo grupos que iniciaron saqueos tras romper cristales de negocios. La situación recuerda a los violentos disturbios que en 1992 se saldaron con más de 50 muertos y 2 mil heridos, tras otro sonado caso de brutalidad policial contra un ciudadano afroamericano.

   Las protestas contra la brutalidad policial y el racismo en Estados Unidos se extendieron el domingo también a Londres, Montreal y Nueva Zelanda. China denunció la "enfermedad crónica" del racismo en Estados Unidos. Irán denunció la "opresión" del pueblo estadounidense y llamó a la policía a "frenar la violencia" contra la población y “dejarla respirar".

Fuentes:

Telam

MSNBC 

C5N

El mundo

Te puede interesar