Lucila Lastero, Microlectos (relatos), Macedonia ediciones, 2019

Libros 19 de julio de 2021 Por Atilio Romano - Escritor - Prof. de Letras
atilio dos

Bajo la densa bruma del Virus que asolaba Madrid y Barcelona recibí Microlectos en marzo de este año. Testigo fueron las calles de la rambla del Raval, el gato de Botero y la lluvia otoñal de una mañana de marzo. Microlectos es un libro que respira. En él hay pequeños grandes retazos de la realidad dolorosa de la mujer golpeada y muerta, por ejemplo el primer relato que abre el libro dice:

 “Ella siempre veía el vaso medio lleno. Por eso desbordaba actitud positiva. Nunca se quejaba, nunca agredía, nunca decía palabras oscuras y negativas.

Un día despertó radiante, y vio el vaso no lleno sino llenísimo, rebalsando.

La encontraron muerta. Determinaron rápidamente que se había ahogado. No fue por el agua, fue por las palabras que nunca dijo” Lucila Lastero, Microlectos, 2019, pagina 11.

 Otro ejemplo sería su cuento Con la lluvia, salen los sapos, realidad de la mujer que sufre la violencia sexual en el trabajo. Cuando no hay justicia en la tierra se recurre a una justicia que tenga que ver con las creencias de nuestros mayores. Comienza el relato con la imagen de una violación

 “Después de que el cuerpo arrugado y pegajoso del viejo se alejaba, ella se daba una ducha con jabón de jazmines.”  Microlectos, pag. 13.

 La protagonista no remite a la creencia católica sino a la creencia popular para hallar la solución de semejante acto, esto se explica en el siguiente párrafo

 “Si una persona odiaba a otra y quería que se muriera, se buscaba un sapo y se lo colgaba de una pata al sol, para que se secara. Mientras se sacudía de dolor, se le abría la boca y se le ponía un papelito con el nombre de la persona.” Microlectos, pag. 13.

 Este relato me remite a otro genial que escribió Francisco Zamora en su libro el Llamaviento que tituló Seís años para Veneranda. En ese relato está la mujer violada y forzada a tener un hijo del hijo del patrón que hace todo lo posible para aprovecharse de ella y después utilizar todos los medios que tiene a su alcance para dejarla en la calle con un hijo que ella no puede criar. El texto de Zamora dice:

 “Varias noches después el chango volvió. Veneranda se defendió en silencio, aunque los golpes le sacaban las fuerzas. Por eso al final se aprovechó no más, porque ella aflojó con el dolor y el cansancio. Después de esa vez, el campo se le volvió orégano al chango, que aprendió el modo de acabar enseguida con los forcejeos. Le pegaba fuerte con el puño cerrado en la nuca y Veneranda se caía mareada. Entonces le clavaba las rodillas en los muslos y era fácil.”  El llamaviento, 1975. Francisco Zamora, ediciones culturales.

 Duro relato el de Zamora al igual que el de Lucila Lastero.

 No pretendo hacer un análisis exhaustivo de este libro, esto es sólo una impresión de lectura y fue una de las más gratificantes de este tiempo. Por citar algunos relatos que me impactaron: La manifestación en donde se percibe el manejo de la opinión en los medios masivos, Los ojos de los caranchos y Discrepancias en ambos relatos la mujer reacciona, Diego no duerme y Un viaje estelar es volver a esos miedos y sueños que tenemos de niños, Tatuajes y Dejar huella son textos reveladores de un sentimiento y estados de ánimos de una persona, Justicia social, Identikit y olvidable por citar algunos son los relatos que contiene este muy buen libro de microficciones.

Decía en el comienzo de este texto que es un libro que respira, respira porque cada uno de los Microlectos tiene la experiencia de la vida, la encarnadura y el corazón de la escritora.

 Si algo le tengo que agradecer al terrible virus que continúa acechando a la humanidad es haber sorteado las calles de Barcelona y el confinamiento para recibir en propias manos un libro libre de cualquier enfermedad desconocida. Un libro que camina firme por el universo literario.

                                                                                                                                        Atilio Romano

lucil

Te puede interesar