Soltar, para empoderarse.

Salud y Bienestar 13 de junio de 2020 Por Graciela Taffarelli
Aprender a soltar. puede ser parte de un proceso que ayude a la persona a descubrir nuevas facetas propias y empoderarse.
resize_1548968209

Hay personas que suelen aferrarse, se enlazan y anclan a situaciones, objetos, o vínculos. A partir de esa forma de relacionarse, pueden intentar controlar, condicionar, manipular, buscando erróneamente sentir seguridad.

El temor a perder, es lo que suele llevar a estas personas a relacionarse con su entorno desde esa perspectiva de amarre, generando así una relación dependiente con situaciones, cosas o personas.

Hay aspectos que pueden influir cuando el anclaje, le da identidad a la forma de vincularse.

Una imagen empobrecida de sí misma, puede significar un aspecto válido, para generar en una persona sentimientos de inseguridad, aún cuando estos sean negados consciente o inconscientemente. Los fantasmas del abandono o de la pérdida pueden maximizarse cuando la auto- valoración se debilita.

Pensamientos recurrentes, mandatos y creencias acerca de sí y/o del entorno, tales como, por ejemplo, “nunca mas estaré bien si pierdo esto…”, pueden sumarse a esos aspectos que poco alentarían la autonomía e independencia.

Mirando los casos de algunas parejas en donde alguno de sus integrantes, queda sometido a los recursos o sostén económico del otro, esté tipo de circunstancia, también ayuda a generar relaciones dependientes.

Cuando en las personas se constituyen estas formar de anclaje, es posible que el malestar los aseche a menudo, el dolor que les significa un cambio o soltar, no les permite tomar las decisiones mas adecuadas para lograr el bienestar propio. Pueden sostener a ultranza, “contra viento y marea,” sin medir las consecuencias, aún cuando entren, con esas acciones , en zonas desfavorables para sí mismas.

Aprender a soltar es parte de un proceso.

Dicho proceso necesita de algunos pasos indispensables. “Darse cuenta” del malestar, sería la primera instancia que puede parecer obvia, pero que no siempre los es. Poder identificar que se está detenido o detenida en el propio avance que la vida ofrece, comprender que si alguien se siente “atado a ideas o creencias de sí y del entorno, sumará para que alguien se disponga a “revisarse” en relación a este detenimiento.

Tomar conciencia de las zonas vulnerables que a cada uno le corresponden y prepararse para su fortalecimiento, b puede brindar un plus de confianza, ese que la persona necesita para animarse a soltar aquello que lo perjudica.

Aceptar que hay un dolor que tal vez se deba transitar, que tiene que ver con la frustración que provoca el hecho de que las cosas, algunas veces, no son como se desean, que se encuentra latente, el sentimiento de tener que renunciar a lo que se tenía como seguro, es también una parte significativa de este proceso.

Comprender que quizás haya vacíos propios por recorrer, al tener que despedir, separar, despejar, puede ayudar a disminuir el miedo a sufrir, sabiendo que dentro de ese proceso las situaciones se irán acomodando en relación a lo que se siente como “faltante”.

Aceptar la posibilidad de la necesidad de la intervención de una ayuda profesional para atravesar el proceso, también puede resultar alentador para lograr el cambio.

Soltar.

Puede significar una reforma una re-formulación de alguien. Puede conducir al nuevo encuentro con uno/a mismo/a, cuando esos lazos que condicionan y limitan el crecimiento y desarrollo personal,se cortan.

Dejar ir, puede permitir que las personas se bien dispongan a recibir lo nuevo que llegue, se permitan los tiempos para nuevas vivencias y aprendizajes. Transiten caminos desconocidos que los acerque a sus sentires mas profundos y muchas, muchas veces los invite a desplegar su auténtico ser.

yo

 Graciela Taffarelli
Consultora Psicológica.

Graciela Taffarelli

Nacida el 14 de abril de 1960 en C.A.B.A.
Consultora Psicológica. Especialista en desarrollo personal.
Fundadora del Movimiento Contagiar Salud.
Docente.
Comunicadora en medios.

Te puede interesar