FRANCIA: la izquierda resurge con una ola rojo-verde en las grandes ciudades

Mundo 30 de junio de 2020 Por Periodismo en Línea
En la segunda vuelta, las candidaturas ecologistas y progresistas conquistan los principales ayuntamientos del país vecino en unos comicios marcados por una abstención récord. El partido de Macron sufrió un duro revés y no dirigirá ninguna localidad de más de 100.000 habitantes.
FRANCIA

En la segunda vuelta de las elecciones municipales francesas, la izquierda mantiene París y los verdes ecologistas  se hacen con Lyon y Estrasburgo.  La marea rojiverde rompió este domingo las murallas de las grandes ciudades francesas. Candidaturas ecologistas y progresistas irrumpieron con fuerza en la segunda vuelta de les municipales en Francia.

Celebrados tres meses después de la primera vuelta, tras haber sido aplazados a causa del coronavirus, estos comicios también se vieron marcados por una abstención muy elevada (del 59%) y una debacle del partido del presidente Emmanuel Macron. La República en Marcha (LREM) no dirigirá ninguna de las ciudades de más de 100.000 habitantes, un hecho inédito para una formación presidencial en la historia de la Quinta República.

Lyon, Burdeos, Estrasburgo, Tours, Besançon, Poitiers... es larga la lista de localidades que escogieron un alcalde ecologista. Toda una novedad en el paisaje municipal francés hasta ahora Grenoble había sido la única ciudad de más de 100.000 habitantes con un alcalde de Europa Ecología Los Verdes. "Una ola verde está emergiendo en Francia", declaró Eva Sas, portavoz nacional de EELV. "Muchos electores han comprendido que ha sido a causa de la actividad depredadora del hombre que se ha producido la crisis del coronavirus", sostiene Abdelkarim Ramdane, concejal ecologista a Estrasburgo, en declaraciones a Público.

"Nada se hará contra las lionesas ni los lioneses, sino juntos, vivimos un momento histórico", aseguró Grégory Doucet, nuevo alcalde de Lyon. Doucet, de 46 años, exdirigente de oenegés, nunca antes había ocupado un cargo electo y era todo un desconocido en Francia hace seis meses. Su elección al frente de la tercera ciudad más poblada del país simboliza la regeneración, y cierta feminización, que supuso el éxito de estas listas rojiverdes. La nueva alcaldesa de Poitiers, la ecologista Léonore Moncond’huy, solo tiene 30 años. Y en Estrasburgo también se impuso la verde Jeanne Barseghian, de 39 años.

"Lyon es una ciudad muy contaminada y que sufre importantes olas de calor cada verano. Su modelo business friendly quizás funcionaba a finales del siglo XX, pero ahora ha quedado anticuado. Sus habitantes desean una ciudad donde se viva y se respire mejor", explicacó la directora de campaña de los verdes en Lyon. 

No obstante, el gran perdedor de la noche fue el partido de Macron. Los candidatos de LREM bajaron en los centros metropolitanos, donde la formación presidencial había obtenido sus mejores resultados en las europeas y presidenciales de 2017. Después del fracaso que supuso la primera vuelta, en la segunda se confirmó la escasa implantación local de la formación presidencial, creada en 2016.

Te puede interesar