Teresa Leonardi Herrán, Incesante Memoria- Antología poética, Colección Visor de poesía, 2018, Madríd-España.

Libros 21 de julio de 2021 Por Atilio Romano - Escritor - Prof. de Letras
El año pasado recibí de manos de una amiga cordobesa este libro de Teresa Leonardi Herrán, la Kuky para los salteños y lo digo así porque de esa manera es más nuestra. Fue uno de esos regalos que se agradece siempre por la alegría que representa una antología de una poeta de la dimensión de Kuky Herrán.
atilio dos

La antología cuenta con una selección de poemas de sus libros: Blues del contraolvido(1991), El corazón tatuado(1993), Rizomas(1996),  Noticias de los comulgantes(2006), El que vino de lejos(2009), Incesante memoria(2011), Diario intermitente(2013) y otros poemas.

Al empezar a recorrer el libro y ver condensado allí su trabajo literario me llena de orgullo porque Teresa Leonardi Herrán hizo de la palabra también su vida o mejor dicho sus textos van acompañados de su lucha respecto a los derechos humanos, a los que provocaron los más cruentos asesinatos en la dictadura que nos tocó vivir a los argentinos, al machismo imperante en Salta y Latinoamérica y a las causas de los desposeídos del mundo. Pero a pesar de todo siempre se atisba, en los versos de Kuky, la esperanza de un mundo mejor.

Una primera muestra de lo que digo sería su poema Imprescindible música, allí marca la ausencia de las personas que desaparecieron en la dictadura “.../nadie ocupa el lugar de las sillas vacías/ ningún rostro equivale a aquellos que perdimos.../ Teresa Leonardi, Herrán, Antología poética, Colección Visor de poesía, 2018, pág. 9  En el poema Travesía, de Blues del contraolvido(1991) está la esperanza cuando dice la poeta “.../ Peregrinos de la utopía nuevamente embarcados/ llevamos en este precario navío todo lo que salvamos del diluvio.../” pág. 12 o en el siguiente ejemplo “.../Pero qué júbilo esta Arca de Noé que abriga las estrellas/ los bosques nuestros hijos/ que mirarán bajar las aguas.../ pág. 13 Hay en su poema Claves una fórmula para que el corazón entre y salga del olvido y del dolor “.../ Pero si él no es prudente y loco ansía/ salirse de sí mismo/ extraviarse en almas que el azar dibuja necesarias/ aprendiz de la estrella y del abismo/ nunca peinará canas ni calzará zapatos a medidas/...” pág. 15

Otra muestra sería El que vino de lejos(2009) poemas que salen como correntadas de amor hacia el hijo. Por ejemplo en el poema Tiempo de niño, “.../ Durmiente tan pálido y hermoso/ abrías la boca brevemente/ para decirme nada: un aire que creaba paraísos./” pág.63 o cuando dice la poeta en su poema En esta súbita edad de hielo /...De tanto naufragio solo quedó tu risa/ niño de azúcar mi fiel creyente./ Todos los días me traes el sol./ En esta súbita edad de hielo/ vos me proteges de la muerte/” pág. 69. Así proseguiríamos mencionando todos los otros poemas de un libro que se engrandece como un corazón.

Kuky Herrán perteneciente a la generación del '60 de Salta es la voz que resonará siempre en la memoria de esta Salta y sus libros quedarán como testigos de su poesía. Recuerdo verla siempre transitar por los espacios culturales de nuestra ciudad, también su docencia poética al compartir siempre sus poemas o de otros poetas en cada reunión en la que algunas veces coincidimos. Unas de las últimas fue en el aniversario de los cien años de la revolución bolchevique en una casa de la calle Zabala, hablamos de revolución, del ché, de Palestina y dijimos poemas junto a otros poetas que también fueron invitados por el Partido Comunista.

Este pequeño texto sólo pretende poner en la mesa un libro que deberíamos tener todos aquellos a los que nos gusta la poesía. Porque Kuky Herrán encontró en su acción de vida y en su escritura a la poesía.  Duele escribir sobre alguien a quién se conoció pues se vienen los recuerdos a la memoria, y como dice Kuky “Hay que entrar y salir del dolor” para continuar con el corazón erguido y buscar en el horizonte la esperanza de días venideros. Teresa Leonardi, Herrán gracias por tu ejemplo de lucha y por la poesía perenne. Hasta la victoria, siempre.

 Atilio Romano

antologia

Te puede interesar