El ají kitucho hizo su debut en la porteña feria Masticar

Interior 08 de septiembre de 2019 Por Malena
De sabor agradable e inquieto, es el único ají netamente argentino
1567902202279

Es un producto eminentemente norteño, muy conocido en la región y a pesar de ser el único ají netamente argentino, es muy poco conocido en el resto de las regiones de nuestro país.

Pero eso fue hasta hace un par de semanas, porque en la famosa feria Masticar que se realiza todos los años en Buenos Aires, fue presentado el ají kitucho como una verdadera estrella para los amantes del picante sabroso, de la mano del productor norteño de Colonia Santa Rosa (Orán) Fernando Ortiz.

De ese modo, nuestro popular kitucho perdió la condición de desconocido porque los chef y cocineros más destacados de la Argentina ya lo tomaron en cuenta y le dieron todo el valor culinario que se merece, por picante y rico.

La feria Masticar se realizó en agosto pasado en la ciudad autónoma de Buenos Aires y desde hace casi una década constituye uno de los encuentros más importantes de la gastronomía de nuestro país porque desde el 2010 centraliza una amplia gama de ofertas de productos de diferentes regiones de la Argentina. Es una iniciativa de la Asociación de Cocineros y Empresarios Ligados a la Gastronomía Argentina, (Acelga), y en la edición 2019 tuvo como país invitado a Perú.

Tan importante es Masticar que una de las figuras de la feria fue el argentino Mauro Colagreco, propietario de Mirazur, catalogado como el mejor restaurante del mundo y cuyos platos son verdaderas obras de arte, tanto en sabor como en presentación; pero también se sumaron los chefs y cocineros más reconocidos de Argentina como Narda Lepes, Donato De Santis, los hermanos Petersen, Maru Botana, entre otros.

La participación de Salta

Salta participó con productores como Fernando Ortiz, de Colonia Santa Rosa, quien presentó una nueva línea de ajíes y que llegó a la feria Masticar invitado por los organizadores del evento que convocó a miles de asistentes durante dos jornadas.

Ortiz presentó la nueva marca de productos Don Cirilo. "Nació hace dos años con la intención era darle valor agregado a lo que producimos mediante una línea de productos envasados.

Si bien básicamente lo que producimos son hortalizas como cualquier productor lo sabe, el mercado de lo fresco es muy complicado por eso diversificamos la actividad volcándonos también a la fabricación de cuatro variedades de salsas picantes, mermeladas, tomates en conservas apuntando siempre a la línea gourmet.

Estamos muy satisfechos porque los productos que presentamos han recogido muy buena crítica de parte de estos grandes referentes de la cocina", explicó el productor.

Los productos destacados de la nueva línea salteña Don Cirilo es el ají jalapeño en oliva y la salsa de ají habanero y mango, eminentemente norteño sobre todo por el mango y la mezcla de sabores que propone.

Pero el ají kitucho, que para el norte es un producto muy conocido hizo su gran debut a nivel nacional. Y es que desde Tucumán hacia otras regiones prácticamente nadie sabe que existe aunque la variedad es la única auténticamente argentina.

México, Chile, Perú tienen sus ajíes característicos. Argentina tiene al kitucho prácticamente desconocido a nivel nacional a pesar de sus innegables bondades culinarias.

Ortiz explicó que su iniciativa de volcarse a los productos envasados "fue básicamente para sumar a los productos primarios valor agregado."

"Porque además me produce un dolor inmenso ver cómo en determinadas temporadas se tiran cajones y cajones de productos. El emprendimiento lo vengo realizando totalmente a pulmón porque hasta el día de hoy no he conseguido apoyo de ninguna entidad o gobierno lo que me implica un esfuerzo muy grande que me está costando muchísimo poder concretarlo.

En esta etapa de desarrollo, las habilitaciones que se tiene que obtener de cada uno de los organismos que intervienen en este tipo de inciativas productivas demandan tiempo, esfuerzo y recursos económicos y en verdad, muchas veces van totalmente en contra del sentido común porque son normativas que rigen para determinadas zonas del país y no se adaptan a la realidad del interior donde por ejemplo en zonas como Colonia Santa Rosa en verano se registran altísimas temperaturas, factor que no se toma en cuenta cuando debería ser fundamental", precisó.

El productor norteño tiene sin embargo como objetivo a mediano plazo poder exportar estos productos envasados. "Estamos trabajando en una región de la provincia donde prácticamente la mitad del año no hay ni actividad y por ende entre los meses de agosto a marzo tampoco se genera trabajo genuino para la gente; en esos meses del año Colonia Santa Rosa se convierte en un pueblo casi desierto y ojalá podamos conseguir el apoyo financiero para seguir desarrollando este emprendimiento para darle valor agregado a nuestros productos y generar fuentes de trabajo para la gente de este lugar", dijo.

Dentro de ese objetivo, Ortiz apunta "a darle oportunidades laborales a las mujeres; el trabajo de siembra o cosecha de productos primarios es masculino pero en el proceso industrializado de envasado necesitamos la mano de las mujeres porque son más limpias, más ordenadas, mas detallistas, factores que en una planta de proceso se deben tomar muy en cuenta".

Te puede interesar