ALEMANIA: uno de los últimos nazis juzgados, paso de ser aprendiz de panadero a SS

Mundo 24 de julio de 2020 Por Periodismo en Línea
Un tribunal condena a Bruno Dey como cómplice de la muerte de al menos 5.230 personas víctimas de las cámaras de gas, enfermedades o hambre en el campo de concentración de Stutthof. El condenado tenía 17 años entonces, de ahí que a sus 93 haya sido juzgado como menor.
TDYEPYE2YVABNCBYITLQJW5WGY

Antes de dar lectura a la sentencia, la jueza Anne Meier-Göring, titular de la Sala de Menores de la Audiencia Territorial de Hamburgo, vio al imputado, un hombre de 93 años sentado en silla de ruedas. Llevaba la camisa de cuadros que había lucido durante el procedimiento, una chaqueta azul marino con botones dorados, pantalones grises y sombrero. Respaldó las manos en las rodillas, cuando ha escuchado la sentencia y ha inclinado la cabeza.

"Los militares en las torres tenían todo a la vista. Lo observaban todo, sabían lo que ocurría y por eso no los voy a perdonar jamás", ha declarado durante el procedimiento Rosa Bloch, superviviente de Stutthof. La testigo, de 89 años, tenía entonces 14 años y de todas las crueldades que ha narrado al juzgado su recuerdo más recurrente era el hambre que pasaba. "Una vez le solicité a un guardia una parte extra de sopa, pero lo que he recibido han sido golpes. Quería asesinarme".

Su proceso ha sentado jurisprudencia y le han seguido otros procedimientos a pesar de los impedimentos derivados de poder contar con supervivientes con capacidad de reconocer una implicación directa del acusado.

Te puede interesar