Los beneficios de la equinoterapia para niños con autismo.

Sociedad 24 de julio de 2020 Por Maby
Las terapias con los caballos benefician a los niños con autismo en muchas áreas. ¿Sabías que al montar un caballo se activan más de trescientos músculos?
BENEFICIOS EQUINOTERAPIA
Beneficios de la equinoterapia en niños con autismo

Lo primero que hay que tener en cuenta, son los beneficios que aporta el caballo tan sólo subiendo y andando al paso.

El caballo tiene un movimiento tridimensional que genera un paso que a todo el que se sube y se deje llevar le induce un estado de relajación que consigue que chicos/as muy movidos e impulsivos lleguen a niveles de tranquilidad y sosiego muy altos.

Esto facilita comportamientos de colaboración que se reflejan en la concentración y la atención durante el trabajo.

En este caso particular, la equinoterapia beneficia a los niños con autismo estimulando y fortaleciendo diversas áreas de su desarrollo.

Por esta razón cuando un niño con autismo monta y cuida un caballo como resultado se ven grandes mejoras en su salud.

Unos de los grandes desafíos que el niño autista enfrenta con su cuerpo es la ubicación del mismo en el espacio. Por eso mantener el equilibrio durante el paseo es uno de los mayores beneficios que los caballos dan a los individuos con autismo.

El equino está en constante movimiento y el jockey tiene que ajustar su cuerpo hacia el centro de la tierra para no caerse.

Para mantener el contrapeso durante la montada se activan más de trescientos músculos del jinete. 

Los caballos reaccionan a las emociones del jinete. Pueden percibir si el jockey está contento, triste, preocupado, hiperactivo, enojado o no quiere liderar.

Se establece una comunicación real con el equino y de esta manera facilita el autocontrol emocional del niño con autismo.

El potro puede escanear el estado de ánimo del jinete y así ayudarlo a regular sus emociones para poder montar y disfrutar el paseo.

Muchos de los niños con autismo tienen también un desorden sensorial.

Los caballos son expertos facilitadores para activar fortalecer y regular el área sensorial. Todos los sentidos del niño con autismo se activan al momento de llegar a la finca.

Los niños con autismo generalmente disfrutan mucho la estimulación vestibular y sensorial proporcionada por el caballo durante el paseo o trote.

Cada movimiento del jinete provoca una reacción en el caballo. Especialmente los caballos de paso fino son animales mucho más sensibles.

Cuando el niño autista hace movimientos estereotipados y repetitivos provoca que el caballo reaccione.

Muchas de estas reacciones no son las que el jinete espera y por consecuencia tiene que controlarse para disfrutar del paseo y no caerse.

Los caballos benefician a los niños con autismo en el auto control de los movimientos automáticos y repetitivos. Durante los entrenamientos sistemáticos se observa como el jinete logra controlar por completo estas conductas autísticas.

Felizmente llega un momento donde desaparecen por completo. ¡Hay esperanza!

Los caballos benefician a los niños con autismo en muchas otras formas. 

Te puede interesar